El libro, Plantas de los Bosques de Chile, incluirá pinturas de plantas amenazadas y datos interesantes sobre sus amenazas y conservación. Algunas de ellas han sido el foco de programas de conservación realizados en colaboración entre el Programa Internacional de Conservación de Coníferas, del Jardín Botánico de Edimburgo, e instituciones chilenas de investigación. Los siguientes son ejemplos de algunas de estas importantes iniciativas.

Los bosques de Araucaria en Parque Nacional Conguillo, Chile

Balsamocarpon brevifolium (Leguminosae)

Endemic flora of Chile

Con frecuencia se describe Chile como una isla biogeográfica. Esto es porque está rodeada al oeste por el Océano Pacífico, al este por la gran Cordillera de los Andes y al norte por el Desierto de Atacama. Como resultado, su flora se ha desarrollado de manera aislada y los factores físicos, climáticos y biológicos que se encuentran en el país han contribuido a formar una flora única con altos niveles de endemismo. Estimaciones recientes indican un número de 2.266 especies endémicas en Chile (46% de la flora). Este porcentaje es más alto que en cualquier otro país de América del Sur. La flora chilena asimismo cuenta con 81 géneros endémicos y 2 familias de plantas endémicas. En Chile continental la mayoría de las especies endémicas se distribuyen entre las regiones II (Antofagasta) y IX (Araucanía) con un gran número de ellas en la IV región (Coquimbo). El territorio chileno además incluye el Archipielago de Juan Fernández, Islas Desventuradas e Isla de Pascua, todas en el Pacífico. Estas remotas islas oceánicas también tienen altos niveles de endemismo vegetal, por ejemplo, el 70% de la flora de Juan Fernández es endémica de ese archipiélago. Una lista de la flora de Chile, incluyendo especies endémicas y su distribución, puede ser encontrada en http://www.proflora.cl

Coníferas Internacional Proyecto de Conservación (ICCP)

titulado Plantas Amenazadas del Centro-Sur de Chile

Collaborative research

La investigación colaborativa entre el Jardín Botánico de Edimburgo e instituciones chilenas líderes en investigación, ha permitido el desarrollo de estrategias efectivas orientadas a resguardar el futuro de muchas plantas amenazadas en el centro y sur de Chile, a largo plazo. Varias de estas iniciativas han sido financiadas por el Gobierno de Gran Bretaña a través de la Iniciativa Darwin para la Supervivencia de las Especies. Por ejemplo, un proyecto de tres años (2000 a 2005), Un programa de conservación integrado para especies amenazadas endémicas del bosque de Chile, fue realizado en colaboración con el Instituto de Silvicultura de la Facultad de Ciencias Forestales, de la Universidad Austral de Chile (UACh). Parte del proyecto implicó trabajar con dueños de tierras en esa zona con el fin de desarrollar medidas de conservación in situa largo plazo, para plantas amenazadas que crecieran en sus propiedades. Adicionalmente, se cultivaron las especies en el Arboretum de la UACh y se distribuyeron plantas a otros centros nacionales que contaran con colecciones para fines de conservación. El entrenamiento también fue parte importante del programa tanto a nivel nacional como en el Jardín de Edimburgo. El trabajo de terreno significó recorrer el centro y sur de Chile para poder investigar la distribución y conservación de las especies amenazadas. Los resultados del proyecto fueron publicados en un libro titulado Plantas Amenazadas del Centro-Sur de Chile, en el cual se encuentran detalles de la distribución, conservación y propagación de 47 especies. Una segunda edición revisada para la versión en español está siendo preparada en estos días y se publicará en Chile en 2011. La versión en inglés está disponible desde el sitio del Real Jardín Botánico de Edimburgo).

Reserva Nasampulli

La Reserva Nasampulli fue iniciada por un grupo de 20 profesionales chilenos y parte del equipo del Programa Internacional de Conservación de Coníferas  del Jardín Botánico de Edimburgo, cuando formaron una pequeña cooperativa para comprar las primeras 170 hectáreas de bosque. Desde 2003, la ONG británica Rainforest Concern ha estado trabajando en asociación con la Universidad Austral de Valdivia (UACh) para adquirir más parcelas de bosque que actualmente suman 1.000 hectáreas. Estas áreas silvestres, en una remota y pintoresca parte de los Andes Chilenos, están dominadas por araucarias (Araucaria araucana) de antiguo crecimiento. El objetivo de esta reserva es proteger este importante hábitat natural que está siendo amenazado, y su notable biodiversidad, que incluye el Carpintero negro (Campephilius magellanicus), el Choroy (Enicognathus leptorhynchos) y el Pudú (Pudu puda); este último es la especie más pequeña de ciervo de América del Sur. El plan a largo plazo es comprar nuevas parcelas en áreas vecinas para establecer corredores de vida silvestre hacia las áreas protegidas cercanas del Parque Nacional Huerquehue y Villarrica. Para más detalles de este importante proyecto por favor diríjase al último número de la Revista de Rainforest http://www.rainforestconcern.org/